GENIALIDADES COMO PROGRAMADOR

¿Cuál es la mayor genialidad que has creado jamás en solitario como programador?

No creo que ninguno de mis trabajos se puedan considerar genialidades. En realidad son programas que intentan resover un problema concreto, para una persona concreta. Una genialidad para mí es la Teoría de la Evolución, Cien Años de Soledad, la Teoría de la Relatividad y las pinturas de Hokusai. En computación lo más genial que conozco, dentro de mis limitaciones por ser un aficionado, es Jabberwoki, el primer chatbot realmente convincente.

Dicho lo anterior, sí te puedo decir algunos trabajos de los que me siento muy orgulloso. No tanto porque sean geniales, sino porque representaron un gran reto intelectual, de paciencia, dedicación y resistencia. No sé cuál es el mejor producto, y las personas los juzgan más o menos geniales. Te los enumero:
  • Hice un resumidor de textos. Convierte un texto en un grafo y analiza el grafo para identificar las palabras más relevantes. Fue un proyecto que hice cuando no sabía programar. Tuve que aprender a programar para hacerlo porque los programadores no querían hacer lo que se necesitaba, sino lo que ellos sabían hacer. Este resumidor llegó a ser la segunda página de resumenes automáticos más visitada en español, certificado por similarweb.com. Actualmente ese software se usa para analizar encueestas y entrevistas. Se utilizó en un estudio de opinión para procesar automáticamente 12000 entrevistas de más de treinta preguntas abiertas y docenas de preguntas cerradas.
  • Hice un prototipo que llamo Bestplace. Esa aplicación sirve para identificar cuál es el mejor lugar para instalar un negocio. El usuario le dice a la aplicación qué otros negocios le conviene que estén cerca y qué otros negocios le resultan inconvenientes como vecinos. Bestplace toma datos de las páginas amarillas y convierte el mapa de la ciudad en un semáforo de puntos verdes y rojos, dependiendo de cuáles son más atractivos para el negocio.

  • Hice un robot que diseña ciudades. Le dices de qué tamaño quieres la ciudad y le informas qué funciones se atraen y cuáles se repelen (escuelas traen viviendas, por ejemplo). Luego el robot hace miles de iteraciones y recombinaciones hasta crear unos diseños urbanos muy bonitos.
  • Hice una aplicación para teléfonos que rastrea vendedores informales y te ofrece los mejores precios para hacer mercado cerca de tu casa.

He hecho más productos, algunos más innovadores que otros, per esos que te comento no sólo son buenos prototipos, sino que significaron saltos importantes en mi forma de pensar y trabajar. Los primeros proyectos que hice me llevaron meses y años. Ahora hago aplicaciones en un fin de semana. La vida me llevó a hacer programas, habiéndome formado como arquitecto. Mirando hacia atrás, estos productos quizás no han sido la gran cosa, pero me han dado la comida para mi familia y me han permitido tener una vida maravillosa, dedicada a crear cosas nuevas e interesantes. En lugar de estar haciendo un trabajo embrutecedor y monótono.

Deja un comentario